Prepárate para disfrutar del rocío

 

Ya queda menos para cantarle a la Blanca Paloma, el fin de semana del 18 de mayo, miles de peregrinos se reunirán en Almonte, Huelva, para  disfrutar de El Rocío, una romería con una semana de duración, contando el camino que los peregrinos hacen hasta llegar a la aldea donde está la ermita. 

Si está en tus planes disfrutar de la comida, la bebida, el cante y el baile, seguramente ya estarás barajando qué traje de flamenca se llevará en la Romería de El Rocío este año.

 

Las tendencias flamencas de esta tradicional fiesta para este 2018 son:

 

Para el camino

 

Sobre todo apuesta por la comodidad de los trajes ligeros y canasteros con la falda que no se ajuste del todo a tu cuerpo pero que realce tu figura femenina. Se llevan los estampados florales, pero también la mezcla de estos estampados de flores con colores lisos y, sobre todo, con los tradicionales lunares. La frescura, como siempre, la aporta el toque de los volantes con poco volumen para los días en los que las temperaturas empiezan a subir.  En Viva La Feria apostamos por los verdes y rojos para  darle color a tu camino. 

 

Para la ermita

 

Una vez en la ermita, se pueden llevar vestidos de gitana más elaborados, entallados y arreglados para lucirse más. La llegada a la ermita debe ser un desfile colorista, hazte con un buen mantoncillo, que le dará a tu look flamenco un toque de elegancia y tradición. En cuanto a los complementos, es el momento perfecto para adaptar a tu estilo las flores más llamativas. Y seguimos con la tendencia de este año de mezclar lunares con flores. Negros y rosas y triunfarás. 

 

Para caballeros 

 

Los romeros a pie, a caballo o en calesa, vestidos con trajes de campero, sombreros y pantalón montero sin olvidar el clásico fajín, vivirán una de las fiestas flamencas más multitudinarias con el tradicional atuendo masculino, cómodo y elegante. 

Para terminar, en Viva la Feria os aconsejamos ser precavidos y llevar más de un traje ya que por el camino se ensucian mucho debido al polvo, así que ponerse el mismo traje más de una vez es complicado y ¡A disrutar de El Rocío!