En Viva la feria somos amantes de los complementos y por encima de todo nos encantan los mantones flamencos. Tal vez estáis cansadas de poneros el mantón de la misma manera, así que hemos pensado que sería buena idea ilustraros y enseñaros algunas formas distintas de ponerlo. Seguramente te habrás preguntado muchas veces cuál es la mejor forma de colocarte el mantón para vestirte de flamenca.

Colocar el mantón dependerá en gran medida del diseño del mismo mantón.

Factores que habrá que tener en cuenta: el ancho del mantón (o lo estrecho que sea) hay mantones mucho más largos que otros, si tienen la forma del cuello… Y por supuesto depende mucho del tipo de escote, si quieres enseñar la espalda o si no quieres enseñarla…

La forma tradicional de llevarlo es echártelo al cuello y recogértelo por delante igual que si te pusieras un pañuelo. Pero partiendo de esta forma clásica de ponerte el mantón de manila y que todos conocemos, se pueden aprovechar los escotes haciéndolo de otra forma.

Si subimos las puntas hasta prácticamente el escote y lo cogemos con una pinza o el broche que quieras por delante y la parte trasera la bajamos hasta el escote que tenga nuestros vestido por detrás, de tal forma que dibujaremos la silueta de nuestro traje de flamenca también con el mantoncillo y será otra forma de subrayar ambos escotes, esto se consigue con los broches que puedes elegir ponerlos vistos u ocultos. De este modo no perdemos la forma del mantón y simplemente estamos jugando con los pliegues.

La última forma el pico sigue estando a la altura del escote sujetado con un broche o una flor decorativa y lo que cambia es en la espalda que en vez de coger solamente el centro superior del escote, también cogeremos el centro inferior del mantoncillo de flamenca y lo uniremos con el centro superior creando dos triángulos a cada lado del centro (con forma como de alas) y volvemos a colocar la pinza.

También se pueden usar dos mantones y cruzarlos con dos o cuatro broches. Este caso es para mantones que sean más estrechos. Se agarran al hombro o bien con una simple puntada o con dos broches vistos y se unen un mantón con el otro con broches tanto delante como detrás. Esperamos que os hayan servido estas ideas para poneros los mantoncillos y cambiar un poco vuestro look flamenco.

Ahora que ya sabes que existen más formas de ponerse un mantón, puedes experimentar tú misma con cualquiera de nuestros preciosos mantones de flamenca. Échale un vistazo a nuestro catálogo, elige el tuyo y encuentra la forma más original para ponerlo con tu vestido de gitana. 

 

Recuerda que ¡un traje de flamenca sin complementos no está completo!